Sigilo


viernes, 23 de junio de 2017

EL MURO

Al cruzar el muro
que estuvo allí enfrente
durante años
compacto, ancho, infinito;
al darme vuelta
el muro no estaba.

He revisado de mil formas
he vuelto sobre mis pasos
ahora que estoy del otro lado
y nada.
Es que estuvo tanto, tanto
y tanto dolió que estuviera.

Innumerables días y noches
escribí y dibujé
en su rugosa superficie
como cuando se lleva
un yeso en una pierna o en un brazo.

Tal vez el muro no estaba,
no estuvo nunca.

La niebla del tiempo
lo va tomando todo.
Lo que antes era
ahora no es y viceversa.

Ya puede verse,
allí en frente
un nuevo muro,
otro más,
ancho como el mar.

viernes, 16 de junio de 2017

EL EQUILIBRISTA

Vivir en la Ciudad de los Hombres
tiene sus bemoles.
Conviene andar
con  firmeza suave
pocas cosas en el bolso
y no creérsela.
Saber que no todo es blanco y negro
en la Ciudad de los Hombres.
 Que  hay grises
y que dentro de esos grises
 hay muchos.
Que desde arriba pueden verse,
en la Ciudad de los Hombres,
repartidos,
manchones de buen amor,
y a los que dan su palabra y  la cumplen.

Que crecen juntos puntualmente
en la Ciudad de los Hombres
la paja y el trigo
y siempre es
una de cal y una de arena
allí, en la Ciudad de los Hombres.
Y  no olvidarse,
no olvidarse nunca,
que vamos yendo
de uno en fondo
hacia la muerte.


sábado, 10 de junio de 2017

CIELOS

Están siempre
en el cielo raso
de la habitación
y en el que puede verse
en el cuadrado del patio.

Su voz siempre
me dice lo mismo
y otra cosa
y otra
y otra .

Los poetas.
Mis hermanos mayores,
mis padres,
mis maestros,

mis amantes.

jueves, 1 de junio de 2017

VERSOS

Vuelvo a los versos
escritos hace tiempo
como quien regresa
de tierras frías y lejanas.

Entro a ellos naturalmente,
a ellos que no me piden nada.

Habitan un lugar tibio.

Están bullendo
como el guiso en la olla.

Se bastan a sí mismos.

Son ellos los que me escriben.

viernes, 26 de mayo de 2017

NIEBLA

 Por la noche
la niebla se levanta
y se traga al río.

Solo se percibe el sonido
del agua que corre. 

Dicen los ancianos
que ese río da a otro río
el que, luego de andar muchas jornadas
desagua en un  Océano Infinito.

Arriba, en el cielo, puede verse la Vía Láctea
(un río de estrellas).

Los ancianos de la Última Frontera sostienen
que  detrás del cielo 
hay otro cielo que no puede verse.

Y sus palabras desaparecen
 en la niebla azul.

domingo, 21 de mayo de 2017

AL FIN Y AL CABO...

no hay mucho por hacer,
no hay mucho por decir.

En el medio
hay mucho ver,
mucho oír,
mucho silencio
y mucho sentir
para hacer lo que hay que hacer
y decir solo
lo necesario.

sábado, 13 de mayo de 2017

EN SUBIDA Y CON VIENTO EN CONTRA

y hace tanto dolor.

Todo es dentro.
Estar adentro.
Sentir adentro.
Ver adentro.

Empuño
el alma
y solo soy  un
terco  hacer callando
sin distracciones
ni pausas.

Un grito mudo.
Un estruendoso silencio.

Esa es
por estos días.
mi forma de hablar.

Esas, mis palabras.

No hay  por detrás
postura ética alguna
ni nada que se le parezca.

Es que ,
no llevo aire
para más.